Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / L / LAMARCK, Jean-Baptiste de
LAMARCK, Jean-Baptiste de  LAMARCK, Jean-Baptiste de

Jean-Baptiste-Pierre-Antoine de Monet, caballero de La Marck (* Bazentin-le-petit, (Francia); 1 de agosto de 1744 - † París, (Francia); 28 de diciembre de 1829) fue uno de los grandes nombres de la época de la sistematización de la Historia Natural, cercano en su influencia a Carlos Linneo, el Conde de Buffon y Cuvier. Lamarck es el acuñador del término « biología » para designar la ciencia de los seres vivos y el fundador de la paleontología de los invertebrados. Lamarck nació el 1 de agosto de 1744 en Bazentin, pequeña aldea francesa situada en la región Picardía. Era el undécimo hijo de una familia ocupada desde muchas generaciones en el arte de guerrear. Por voluntad paterna, pasó del castillo familiar al seminario de los jesuitas de Amiens, donde estudió entre 1755 y 1759. En 1761, la muerte de su padre, y contando Lamarck sólo 17 años, se incorporó como voluntario al ejército francés, que intentaba poner fin a la Guerra de los Siete Años, bajo el nombre de Caballero de Saint-Martin. Su paso por la milicia fue breve pero heroico; luchando valientemente en Villinghausen, el 16 de julio de 1761 obtuvo el grado de oficial. No obstante, su carrera militar quedó truncada por una enfermedad que le obligó a trasladarse a París. Durante un tiempo trabaja para un contable y, más tarde, se consagra a estudios de medicina y se apasiona por la botánica, tal vez influido por Jean-Jacques Rousseau, en cuyas herborizaciones, al parecer, había participado. Su primera obra, Flora francesa (1778), donde ofrece las claves dicotómicas que permiten identificar las plantas, fue publicada cuando contaba treinta y cuatro años. Flora frances le ganó la confianza de Buffon y le abrió las puertas de la Academia de Ciencias, donde presenta la memoria Investigaciones sobre las causas de los principales hechos físicos (1780), obra que, sin embargo, no será publicada hasta 1794. Buffon confía a Lamarck la dirección de una misión científica por Europa central (1780) con el objetivo de enriquecer las colecciones de plantas del Jardín del Rey, que pronto, con la llegada de la Revolución, se convertiría en el Museo Nacional de Historia Natural. Al morir Buffon, la dirección del Jardín del Rey es confiada a Daubenton, y Lamarck logra obtener el modesto cargo de «guardián de los herbarios del gabinete del Rey» (1783-1790). Con la llegada de la Revolución, a la que Lamarck se adhiere plenamente, una de sus primeras gestiones es pedir a la Asamblea Nacional la reforma del Jardín del Rey y su transformación en una moderna institución científica al servicio del pueblo. En plena Convención, el Comité de Instrucción Pública prepara la reforma, que es aprobada por la Asamblea el 10 de junio de 1793. Nace así el Museo Nacional de Historia Natural y se crean doce cátedras, que son otorgadas a Daubenton, Desfontaines, Dolomieu, Fourcroy, E. Geoffroy Saint-Hilaire, Haüy, Jussieu, Lacépède, Latreille, Thouin, Vauquelin y Lamarck. Al ciudadano Lamarck se le confía la cátedra de animales inferiores (insectos y gusanos, según Linneo). El 30 de abril de 1796 dicta el primer curso, que debería llevarle a su Filosofía zoológica. El 9 de noviembre de 1799, el golpe de Estado del 18 de Brumario precipita la caída del Directorio, la instauración del Consulado napoleónico, y abre las puertas del Imperio, que debía regirse sobre las bases de los preceptos de la religión católica, la fidelidad al Emperador, a la monarquía imperial y a la dinastía napoleónica. En este período que se inicia, si bien las ciencias exactas y naturales continuarán florecientes, la libertad intelectual sufrirá las consecuencias negativas de la dictadura bonapartista. Dichas circunstancias, unidas a la publicación por Lamarck de unos Anuarios Meteorológicos (1799-1810), llenos de errores, y a sus críticas desafortunadas a Berthollet y Lavoisier, en el Institut (creado en 1795), le valen el descrédito oficial, que coincide con el progresivo prestigio que va adquiriendo Cuvier. Lamarck trata por vez primera de la evolución de los animales y de las plantas en 1800, en la lección inaugural de su curso de zoología de los animales invertebrados (11 de mayo de 1800). Dicho texto sería publicado en 1801 con el nombre de El sistema de los animales sin vértebras. En dicha obra aparecen ya las tesis esenciales de su doctrina transformista. Hasta entonces parece que Lamarck había sido rigurosamente fijista. En 1802, en su obra Investigaciones sobre la organización de los cuerpos vivientes, Lamarck trata nuevos problemas, como el de la degradación y el origen de la vida. En 1803 aparecen publicados los dos primeros volúmenes de la Historia Natural de los vegetales; en 1809, su obra capital, la Filosofía zoológica, donde por priméra vez en la Historia aparece formulada una teoría positiva de la evolución de los seres vivos. Su obra maestra, la gran Historia Natural de los animales sin vértebras (1815-1822) sienta las bases de la clasificación sistemática del inmenso mundo dé los invertebrados (que representa aproximadamente el 97% de las especies animales conocidas), por aquel entonces muy olvidado de los zoólogos. Los últimos años de la vida de Lamarck transcurrieron en la pobreza, tristes y sin gloria. Cuatro veces viudo, hacia 1819 quedó casi ciego, por el uso repetido de la lupa de observación. Fueron los años en que Cuvier, entonces en la cumbre de su gloria, increpaba a Lamarck diciéndole que la mejor prueba de que la función no creaba el órgano la tenía en su propio proceso de ceguera. Republicano convencido, la Restauración será para él fuente de rechazo y de dificultades financieras. Muere el 18 de diciembre de 1829 a la edad de 85 años en su casa del Museo. Sus restos fueron arrojados a la fosa común del Cementerio de Montparnasse.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasEl hombre nunca mira al cielo porque siempre lo tiene a la vista.Cerrar comillas
 
  ( Costumbre ) 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,003 segundos