Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / I / ISIDORO de SEVILLA, San
ISIDORO de SEVILLA, San  ISIDORO de SEVILLA, San

San Isidoro de Sevilla (Cartagena, año 560 - † Sevilla, 4 de abril de 636). Obispo, teólogo, cronista, compilador y santo hispanorromano en la época visigoda. Fue arzobispo de Sevilla durante más de tres décadas (599-636) y se le considera uno de los grandes eruditos de la temprana Edad Media. Isidoro nació en el seno de una influyente familia que se distinguiría por su contribución a la conversión de los reyes visigodos (arrianos) al catolicismo. La familia era originaria de Cartagena y parece que se desplazó a Sevilla tras la conquista bizantina (de hecho no hay consenso entre los historiadores acerca del lugar de nacimiento de Isidoro: Sevilla o Cartagena). Miembros de esta familia son su hermano Leandro, su inmediato predecesor en el arzobispado de Sevilla y oponente del rey Leovigildo (llegó al arzobispado al inicio del reinado del nuevo rey, el ya católico Recaredo); su hermano Fulgencio, que llegó a ser obispo de Cartagena y de Astigi (hoy Écija), y también su hermana Florentina, de la que la tradición dice que fue abadesa a cargo de cuarenta conventos. Los cuatro fueron posteriormente canonizados, conociéndoselos como los Cuatro Santos de Cartagena. La Maestría de Isidoro en griego y hebreo le dio reputación de ser un estudiante capaz y entusiasta. Su propio latín estaba afectado por las tradiciones locales visigodas y contiene cientos de palabras identificables como localismos hispanos (el editor de su obra en el siglo XVII encontró 1.640 de tales localismos, reconocibles en el español de la época). En una época de desintegración de la cultura clásica, de violencia e ignorancia entre las clases dominantes, Isidoro impulsó los proyectos para la asimilación de los visigodos, que ya llevaban dos siglos en Hispania, a fin de conseguir un mayor bienestar, tanto político como espiritual, del reino. Para ello, ayudó a su hermano en la conversión de la casa real visigoda (arrianos) al catolicismo e impulsó el proceso de conversión de los visigodos tras la muerte de su hermano (599), por ejemplo presidiendo el segundo sínodo provincial de la Bética en Sevilla (noviembre de 618 o 619, reinando Sisebuto), al que asistieron no sólo prelados españoles, sino también obispos de Narbona y Galia. En las actas del concilio, la naturaleza de Cristo es totalmente establecida, rebatiendo las concepciones arrianas. A edad avanzada, también presidió el IV Concilio de Toledo (633), que requirió que todos los obispos estableciesen seminarios y escuelas catedralicias, siguiendo las directrices establecidas por Isidoro en Sevilla (fue prescrito el estudio de griego y hebreo, así como de las artes liberales; el interés por las leyes y la medicina también fue alentado). También marcó la unificación litúrgica de la España visigoda e impulsó la formación cultural del clero. El concilio fue probablemente un reflejo de las concepciones de Isidoro. Pero el concilio no sólo produjo conclusiones de carácter religioso o eclesiástico, sino también político. El lugar ocupado por el rey y la deferencia a él debida en el concilio es también destacable: la Iglesia es libre e independiente, pero ligada mediante una solemne lealtad al rey; nada se dice acerca de la lealtad al obispo de Roma.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasEntiende que en el dolor se te prueba, para que no te abatas; entiende que se te prueba en la prosperidad, para que no te exaltes.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,005 segundos