Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / A / ALEMÁN, Mateo
ALEMÁN, Mateo  ALEMÁN, Mateo

Fue bautizado en la iglesia colegial de San Salvador el 28 de septiembre de 1547, como hijo de Hernando Alemán, de origen converso (entre sus antepasados hubo un judaizante que murió en la hoguera) y médico-cirujano de la Cárcel Real de Sevilla desde 1557, y su segunda esposa, Juana de Enero, hija de un comerciante de ascendencia florentina. Nació, pues, el mismo año que Miguel de Cervantes, pero su concepción de la vida es misantrópica y mucho más pesimista que la de éste: Todos vivimos en asechanza los unos de los otros, como el gato para el ratón y la araña para la culebra. Se cree que empezó a estudiar Humanidades en el estudio de Juan de Mal Lara; en todo caso, se graduó de bachiller en Artes y Teología (1564) en la universidad llamada Maese Rodrigo. Después estudió Medicina en Salamanca y en Alcalá de Henares, pero al morir su padre en 1567 pudo abandonar los estudios, puesto que no figura en los libros como licenciado. En otoño de 1568 ya está en Sevilla, y él y su madre reciben un préstamo del capitán Alonso Hernández de Ayala, a condición de que Mateo se casase con doña Catalina de Espinosa si no devolvía el dinero en el plazo establecido; aunque Alemán intentó aplazar el compromiso, tuvo que casarse con doña Catalina, a riesgo de ser encarcelado; el matrimonio terminaría años después en separación. Ejerció como recaudador del subsidio de Sevilla y su arzobispado; en Madrid, le nombraron contador de resultas en la Contaduría Mayor de Cuentas. Desde 1573 residió en Sevilla, donde tenía diversos negocios según los documentos; en uno vende una esclava morisca, en otro, compra una capilla para la cofradía de los Nazarenos. Le encarcelaron por deudas en 1580 y pasó en la cárcel de Sevilla dos años y medio, donde aprovechó para asimilar las costumbres de la vida criminal que luego aparecerán en su famosa novela Vida del pícaro Guzmán de Alfarache. Aunque hizo información para viajar a las Indias, no llegó a hacerlo en ese momento. En 1586 se hallaba en Madrid. En 1593 viajó a Almadén como juez visitador para inspeccionar las famosas minas de mercurio arrendadas por el monarca a los banqueros alemanes Fugger o Fúcares; se conserva la relación que escribió con ese motivo, para la cual tuvo que entrevistar a varios forzados condenados a trabajar allí y que debieron inspirarle algunos pasajes de su obra. Una vez de vuelta a la Corte empezó a elaborar traducciones de varias odas de Horacio y redactó un prólogo para los Proverbios morales de Alonso de Barros, impresos en Madrid en 1598. También escribió la Primera parte del Guzmán de Alfarache, terminada a fines de 1597 y editada en 1599. Esta obra, una novela picaresca, que estableció el canon del género a imitación del Lazarillo de Tormes, alcanzó un éxito formidable en España y Europa y fue conocida por antonomasia como "El pícaro de Alemán". En 1601 volvió a Sevilla comido de deudas, por las que fue encarcelado otra vez en 1602 hasta que lo sacó su pariente Juan Bautista del Rosso; este mismo año se publicó en Valencia una segunda parte apócrifa del Guzmán de Alfarache, escrita por Mateo Luxán de Sayavedra, pseudónimo del abogado valenciano Juan Martí, y ambas partes se publicarían en milán en 1603 atribuidas a Mateo Alemán. Una tercera parte debida al portugués Machado de Silva aparecerá mucho después de la muerte de ambos hacia 1650. Alemán, enfadado y espoleado por esa segunda parte, se propuso acabar definitivamente su segunda parte; en 1604 publicó en Sevilla la primera edición de su Vida de san Antonio de Padua y en Lisboa, la auténtica segunda parte del Guzmán de Alfarache, también en ese mismo año. El éxito europeo de su obra fue formidable; se tradujo casi de inmediato al italiano en las prensas venecianas de Barezzi en 1606; en alemán se publicó en Munich en 1615; J. Chapelain tradujo las dos partes de la novela al francés y las publicó en París en 1620; dos años después se estampaba en Londres la versión inglesa de James Mabbe que, en un prólogo extraordinario, dice del pícaro Guzmán que era «semejante al navío, que anda dando bordes en la ribera, y nunca acaba de tomar puerto». En 1608 consiguió permiso para viajar a México, lugar a donde llegó ya viejo y cansado, y entró a servir al arzobispo fray García Guerra. En 1609 publicó una Ortografía castellana. En 1613 escribió Sucesos de don fray García Guerra, arzobispo de México, a cuyo cargo estuvo el gobierno de Nueva España, en el cual figura una "Oración fúnebre" en memoria del prelado. No se tienen más datos de él y debió morir poco después de publicarse este libro.
Fuente: (es.wikipedia.org)
Páginas: 1 · 2

  Abrir comillasLa sangre se hereda y el vicio se apega. Quien fuere cual debe, será como tal premiado y no purgará las culpas de sus padres.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasEs discreción saber disimular lo que no se puede remediar.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillas¿Cuál hay mayor venganza, que poder haberse vengado?... Venganza es cobardía y acto femenil; pedón es gloriosa victoria.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasNo ganes enemigos de los que con buen trato puedes hacer amigos, que ningún enemigo es bueno por flaco que sea: de una centelluela se levanta gran fuego.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasHágote saber, si no lo sabes, que es la vergüenza como redes de telajero; si un hilo se quibra, toda se deshace, por él se va.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasDe pequeños principios resultan grandes fines.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasLas cosas, una vez principiadas, ni se has de olvidar ni dejar, hasta ser acabadas, que es nota de poca prudencia muchos actos comenzados y acabado ninguno.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasHallarse uno cargado de obligaciones y sin remedio para socorrerlas hace buscar medios y remedios cómo salir de ellas. La necesidad enseña claros los más oscuros y desiertos caminos.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasDébense buscar los amigos como se buscan los buenos libros. Que no está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; antes en que sean pocos, buenos y bien conocidos.Cerrar comillas
 
  ( Amistad ) 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasLa sangre se hereda, el vicio se apega.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

Páginas: 1 · 2


1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,009 segundos