Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / C / COPÉRNICO, Nicolás
COPÉRNICO, Nicolás  COPÉRNICO, Nicolás

Nicolás Copérnico (Toruń, Polonia, 19 de febrero de 1473 – Frombork, 24 de mayo de 1543) fue un astrónomo que desarrolló el primer modelo matemático heliocéntrico del Sistema Solar. Estudió en la Universidad de Cracovia (1491-94) bajo las directrices del matemático Wojciech Brudzewski. Viajó por Italia y se inscribió en la Universidad de Bolonia, (1496-99), donde estudió Derecho, Medicina, Griego y Filosofía, y trabajó como asistente del astrónomo Domenico da Novara. En 1500 fue a París, donde tomó un curso de ciencias y astronomía, y en 1501 volvió a su patria y se posesionó como canónigo en la Catedral de Frauenburg, cargo obtenido merced a la ayuda de su tío Lucas Watzenrode. Pese a su cargo, volvió a Italia, esta vez a Padua (1501-06), para estudiar Derecho y Medicina, haciendo una breve estancia en Ferrara (1503), donde obtuvo el grado de Doctor en Derecho Canónico. Reinstalado definitivamente en su país (1523), se dedicó a la administración de la diócesis de Warmia, ejerció la Medicina, ocupó ciertos cargos administrativos y llevó a cabo su inmenso y primordial trabajo en el campo de la Astronomía. Su obra maestra, De Revolutionibus Orbium Coelestium (Sobre las Revoluciones de las Esferas Celestes), fue escrita a lo largo de unos veinticinco años de trabajo (1507-32) y fue publicada póstumamente el 1543 por Andreas Osiander, pero muchas de las ideas básicas y de las observaciones que contiene circularon a través de un opúsculo titulado The hypothesibus motuum coelestium a se constitutis commentariolus (no editado hasta 1878), que, pese a su brevedad, es de una gran precisión y claridad. Copérnico estudio los escritos de los filósofos griegos buscando referencias al problema del movimiento terrestre, especialmente los pitagóricos y Heráclides Póntico quienes creían en dicha teoría. En cuanto a la teoría heliocéntrica en sí, hasta donde se sabe hoy, fue concebida por primera vez por Aristarco de Samos (320-250 a.C.), a quien curiosamente no nombra en su obra[1]. Es preciso centrar el valor real de sus estudios en el hecho de reimponer teorías ya rechazadas por el «sentido común» y de darles una estructuración coherente y científica. La ruptura básica que representaba para la ideología religiosa medieval, la sustitución de un cosmos cerrado y jerarquizado, con el hombre como centro, por un universo homogéneo e infinito, situado alrededor del Sol, no hizo dudar a Copérnico de publicar su obra, aunque era consciente de que aquello le acarrearía problemas con la Iglesia; desafortunadamente, a causa de una enfermedad que le produjo la muerte, no alcanzó a verla publicada: la primera edición del De Revolutionibus, hecha en Nuremberg con la supervisión de su discípulo G.J. Rheticus, aparece en 1543 (el mismo año de la muerte del autor), con una larga introducción en la que dedica la obra al Papa Pablo III, atribuyendo su motivo ostensible para escribirla a la incapacidad de los astrónomos previos para alcanzar un acuerdo en una teoría adecuada de los planetas y haciendo notar que si su sistema incrementaba la exactitud de las predicciones astronómicas, esto permitiría que la Iglesia desarrollara un calendario más exacto (un tema por entonces de gran interés y una de las razones para financiar la astronomía por parte de la Iglesia). El 24 de mayo de ese mismo año murió. En 2005 un equipo de arqueólogos de su Polonia natal afirmó haber hallado sus restos en una iglesia del país.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasLas matemáticas se escriben para los matemáticos.Cerrar comillas
Mathemata mathematicis scribuntur.
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasEl movimiento de la tierra sola basta, por tanto, para explicar tantas desigualdades aparentes en los cielos.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,006 segundos