Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / A / ALCUINO, de York
ALCUINO, de York  ALCUINO, de York

Alcuino de York fue un teólogo, erudito y pedagogo anglosajón, afincado en el Imperio Carolingio. Nació hacia el año 735, y falleció el año 804. Fue el brazo derecho de la política educacional del Emperador Carlomagno, y el principal representante del Renacimiento carolingio. Vivió en Inglaterra, que por entonces era el más importante foco cultural de Europa. Estudió en la escuela benedictina de York, y parece haber sido alumno de Egberto y Alberto, dos de los más importantes sacerdotes de la Inglaterra de su tiempo, que ocuparon la dignidad de Arzobispo de York. Fue enviado a Roma por el Arzobispo, y coincidió con Carlomagno en la ciudad de Parma en el año 781. Poco después Carlomagno, acordándose de Alcuino, lo mandó llamar a su corte (782). Participó así, junto con lo más selecto de la intelectualidad de su tiempo, en la gran reforma educacional promovida por Carlomagno. Enseñó durante ocho años en la Escuela Palatina, hasta que en el año 796 se retiró a la ciudad de Tours. En los restantes ocho años de su vida reformó la disciplina eclesiástica, organizó una escuela, y fundó una biblioteca, falleciendo el año 804. Destacó más como ideólogo práctico, que como teólogo o filósofo. Tenía por meta convertir al Imperio Carolingio en una nueva Atenas o una nueva Roma, aunque ahora irradiada por el espíritu cristiano. Sostiene que a las siete artes liberales, que son las siete columnas de la sabiduría humana, deben integrarse los siete dones del Espíritu Santo. Para ello enseñó profusamente el latín, dándole nuevo brillo a un idioma que por ese entonces estaba casi olvidado en el continente europeo. En materias teológicas era menos original. En general toma argumentos de Boecio, Casiodoro y San Agustín para sus obras. Su mayor contribución intelectual fue la polémica que sostuvo con Elipando de Toledo y Félix de Urgel, defensores ambos del adopcionismo, variante del cristianismo que había prendido fuertemente en España, como consecuencia de su pasado visigótico arriano. Sus principales ideas están condensadas en la carta De animae ratione. Entre los discípulos que Alcuino de York tuvo en Tours se cuentan Amalario de Metz, Hilduíno de Saint-Denis y Rabano Mauro, este último destacado teólogo del siglo IX.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasNo hay que escuchar a quienes digan que la voz del pueblo es la voz de Dios, porque la algarabía de la masa siempre está cerca de la locura.Cerrar comillas
Nec audiendi qui solent dicere, Vox populi vox Dei, quum tumultuositas vulgi semper insniae proxima sit.
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,003 segundos