Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / D / DEMÓSTENES
DEMÓSTENES  DEMÓSTENES

Demóstenes [en griego clásico Δημοσθένης / Dêmosthénês]. Nació en Atenas en 384 adC y falleció en Calauria, actual Grecia, en 322 adC). Fue un importante orador y político ateniense. A los 16 años asistió a un proceso contra Calistratos en 367 adC, quedando sorprendido por el talento del orador por lo que decide aprender la retórica. Llegar a ser alumno de Isée, otro orador de Ática, especializándose en los problemas de sucesión. Según Plutarco, durante el primer discurso público del joven Demóstenes, la audiencia se burlaba del problema de elocución ( dificultad en pronunciar la R) y de sus gestos torpes. Aunque continuó la práctica legal privada, a partir de 354 a.C. se interesó cada vez más por los asuntos públicos, haciéndose famoso por sus discursos en los que se dedicó a restablecer el espíritu público en Atenas y a la conservación de la cultura griega en un momento en que el modelo de Ciudad estado se veían amenazado. Entre sus primeros discursos destaca Para los megalopolitanos (353 a.C.), que atrajo la atención de los atenienses sobre el peligro que representaba el poder de Esparta, tras la debacle de Tebas. Sin embargo, la mayor parte de sus principales discursos estuvieron dirigidos contra el poder creciente del rey Filipo II de Macedonia, a quien veía como una amenaza no sólo para Atenas sino para todas las ciudades-estado griegas. Su primer discurso contra Filipo, conocido como la Primera Filípica (351 a.C.), tratando de convencer a los atenienses de que le declararan la guerra a Filipo II, no tuvo éxito. Dos años después, para completar su dominio del mar Egeo Filipo marchó contra Olinto, aliado de Atenas y la última ciudad de la Calcídica que le quedaba por dominar. Olinto pidió ayuda a Atenas, y Demóstenes pronunció con tal motivo tres discursos, llamados las Olínticas, en los que solicitó a Atenas ayudar a su aliado. A pesar de la ayuda ateniense, Olinto fue tomada y destruida. Demóstenes estaba entre los enviados (346 a.C.) para negociar la paz entre Atenas y Filipo. Entre sus discursos de este periodo destacan la Segunda Filípica, el discurso conocido como Sobre la falsa embajada, contra Esquines, orador rival del partido promacedonio, y la Tercera Filípica en la que se exigía una acción resuelta contra Filipo (341 a.C.). En este periodo, en 343 adC., Demóstenes se había convertido en el jefe político ateniense. En gran parte gracias a los esfuerzos de Demóstenes, el intento de Filipo, en el 340 adC., de capturar Bizancio (actual Estambul) se retrasó. A pesar de una alianza entre Tebas y Atenas, ciudades hostiles entre sí durante largo tiempo, Filipo las derrotó en Queronea en el 338 a.C. Sin embargo, Filipo fue sólo severo con Tebas, la cual pasó a ocupar directamente con gobernantes macedónicos. Atenas fue tratada más magnánimamente, obligándole sólo a que disolviera su liga naval y a que abandonase sus posesiones en Tracia, garantizándole la independencia . Sin embargo, Demóstenes continuó hablando en contra de Macedonia, incluso tras la derrota de Queronea. No obstante, la existencia en Atenas de un importante partido promacedonio hacía que la posición de Demóstenes estuviese siempre sujeta a oposición. En el 336 adC. Ctesifonte propuso que Atenas honrara a Demóstenes por sus servicios a la ciudad presentándole, según la costumbre, con una corona dorada. Esta propuesta fue usada por Esquines, mediante un tecnicismo legal para procesar a Ctesifonte por haber ofrecido la corona a Demóstenes (330 a.C.). En su brillante discurso Sobre la corona, Demóstenes no sólo defendió a Ctesifonte sino que atacó al partido promacedonio. Ctesifonte fue absuelto y Esquines se vio obligado a exiliarse. Sin embargo, en el 324 a.C. fue declarado culpable de aceptar un soborno de Harpalo, noble macedonio a quien Alejandro Magno había nombrado gobernador de Babilonia y confiado grandes tesoros y que se había fugado refugiándose en Atenas. Como consecuencia, tuvo que exiliarse. Un año más tarde, la muerte de Alejandro Magno provocó en toda Grecia una rebelión contra Antípatro, gobernador macedonio de Grecia, hecho que Demóstenes aprovechó para terminar su exilio y entrar triunfalmente en Atenas. Sin embargo, Antípatro consiguió derrotar a los griegos y Démades, jefe en ese momento del partido promacedonio, consiguió que el pueblo votara la condena a muerte de Demóstenes. Huyó a la isla de Calauria, donde se suicidó envenenándose en el templo de Poseidón de Calauria. Se conservan unos setenta discursos suyos, aunque fue ante todo un hombre de acción, que luchó para que Atenas recobrase la hegemonía y contuviera el avance de Filipo II. La fuerza de sus discursos y la precisión de sus argumentos, con pocas figuras retóricas, le otorgan una originalidad excepcional. La Antigüedad le consideró el mayor orador de su tiempo.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasLas oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasLos grandes sucesos dependen de incidentes pequeños.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase

  Abrir comillasCuando una batalla está perdida, sólo los que han huido pueden combatir en otra.Cerrar comillas
 
  ( Huir ) 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,004 segundos