Logotipo de Citas y Refranes.com
No alta
  
Inicio / Citas Famosas / C / CANALEJAS, José
CANALEJAS, José  CANALEJAS, José

José Canalejas y Méndez (Ferrol, 31 de julio de 1854 - Madrid - 12 de noviembre de 1912) Abogado y Político español. Hijo de un ingeniero de los ferrocarriles, cursó el bachillerato en Madrid en el Instituto de San Isidro y obtuvo las licenciaturas de Derecho en 1871 y de Filosofía en 1872 en la Universidad Central de Madrid y el grado de doctor en ambas facultades, aunque no consiguió aprobar las oposiciones a la cátedra de Derecho de esa universidad. Ingresó en la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Ciudad Real y a Badajoz, donde alcanzó el cargo de Secretario General y defendió como abogado a la compañía en pleitos con otras empresas ferroviarias españolas. Simpatizante del Partido Demócrata Progresista, de ideas republicanas, cuando se produjo la Restauración borbónica abandonó estas ideas para incorporarse al Partido Liberal de Sagasta, dirigido a la sazón por Cristino Martos. Diputado por Soria (1881) y posteriormente por Ágreda, Alcoy y Algeciras, subsecretario de la Presidencia (1883) en el gabinete de Posada Herrera, ministro de Fomento (1888), de Gracia y Justicia (1888-1890), de Hacienda (1894-1895). En 1897, preocupado por la situación en la Provincia de Cuba, viaja a la isla para tener información de primera mano del problema. Interesado en el conflicto, se alista como un voluntario más a las listas del ejército y viste el traje de rayadillo de la época. A sus 43 años y después de haber sido ministro lucha como un soldado más y obtiene la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo. Una vez conocida la dramática situación de la Provincia de Cuba, vuelve a España y presenta sus impresiones a Sagasta, el cual hace caso omiso a sus recomendaciones. Un año después (1898) la provincia de Cuba fue invadida por EE.UU. junto a las Islas Filipinas y Puerto Rico (que dependía administrativamente de Cuba en ese momento; hoy en día un Estado Libre Asociado a EE.UU.), en respuesta a la explosión del buque norteamericano Maine que se encontraba de "reconocimiento en la bahía de Cuba" (explosión de la cual se culpó a España, sin que se haya probado plenamente su autoría). Una vez terminada y perdida la guerra, se hizo con el Partido Liberal, destacándose como cabeza de una corriente izquierdista que defendía ideas democráticas y de separación de la Iglesia y el Estado. Designado Ministro de Agricultura, Industria y Comercio (1902); desde este departamento impulsó la creación del Instituto del Trabajo. En 1910 consiguió unificar transitoriamente las diversas corrientes que pugnaban en el interior del liberalismo, llegando en 1911 a la Presidencia del Consejo de Ministros; durante más de dos años y medio impulsó desde el gobierno un programa de reformas: abolió la Contribución de Consumos, estableció el servicio militar obligatorio y limitó la instalación de órdenes religiosas (Ley del candado). Visitó Marruecos con el rey Alfonso XIII en 1911 y ordenó la ocupación de Larache, Arcila y Alcazarquivir en respuesta a la ocupación francesa de Fez; las negociaciones que inició con los franceses conducirían, poco después de su muerte, al establecimiento de un protectorado conjunto en Marruecos. En materia de orden público, hubo de emplear la fuerza para reprimir el intento de sublevación republicana de 1911 (motín del guardacostas Numancia y sucesos de Cullera) y la huelga ferroviaria de 1912. No llegó a realizar las esperadas reformas políticas que hubieran transformado el régimen liberal en una verdadera democracia, acabando con el caciquismo y el fraude electoral, ya que fue asesinado el 12 de noviembre de 1912 por el anarquista Manuel Pardiñas Serrano cuando miraba el escaparate de la librería San Martín en la Puerta del Sol, con lo que se abrió desde entonces una larga pugna por el liderazgo del Partido Liberal que desencadenaría el fin de éste. A su funeral asistieron numerosas personas, tales como Álvaro Figueroa y Torres Mendieta, conde de Romanones, y Manuel García Prieto, marqués de Alhucemas, liberales en su mayoría.
Fuente: (es.wikipedia.org)

  Abrir comillasLa agilidad es una excelente condición para subir a los árboles, pero no para gobernar a los pueblos.Cerrar comillas
 
 
Votar MalaRegularNormalBuenaMuy Buena   
Frase



1998-2016   Citas y Refranes.com, terminos y condiciones. Página generada en: 0,005 segundos